Divorcio

DIVORCIO: Cuando hay Amig@ Secret@

Es común que cerremos el año con una evaluación consciente o inconsciente que nos permite discernir o celebrar dónde estamos y a dónde queremos llegar. A veces esta introspección pasa por nuestra relación de pareja, con resultados no tan festivos y alegres.

También llega la época del amigo secreto, de la fiesta de Navidad, de salir un poco de la rutina y celebrar.  Es por ello que, tras unas copas en ese brindis especial, es común que encontremos esa amistad inesperada que nos entiende clara y “profundamente”.

Si estás leyendo esto y te sientes identificada, no quiero continuar con este escrito sin decirte que tomes precauciones.  Las cosas no siempre son como parecen a la luz de los foquitos y las lentejuelas.   En la vida hay decisiones que no tienen vuelta atrás, y daños que duran para siempre.  A veces esa decisión parece muy lógica en el momento, pero esto cambia con el tiempo y la distancia.

Hablando claro: si te ves en una encrucijada y sientes que puedes caer en una infidelidad, toma las medidas conscientes para alejarte y evaluar. Aún si ya llevas tiempo considerando una separación o divorcio, no saltes sin paracaídas.  Y es todo lo que diré porque este escrito no es para ti.

Este escrito va dirigido a quien está del otro lado.  Aquellos quienes desafortunadamente descubren que su pareja le ha sido infiel.  Ya sea con el “desliz” del año, la nueva “alma gemela”, o el amigo secreto que trascendió.

Probablemente leyendo esto entre lágrimas te sientes en un hueco.  La traición consume absolutamente todo lo que haces y todo lo que piensas.  Sientes que es como un virus que va regándose en cada parte de tu cuerpo y cada aspecto de tu vida y no puedes combatir los síntomas.  Te sientes perdido, desolado, sin dirección.

Es muy difícil abarcar en un escrito todo lo que necesitas saber.  Sin embargo, te resumo 5 acciones que DEBES TOMAR YA.

  1. BUSCA APOYO.

Aunque vivimos en una cultura que parece normalizar la infidelidad, para quién vive el otro lado de la moneda no es tan fácil encontrar apoyo y encontrar los recursos correctos es un reto.  Es una situación que avergüenza.  No estamos seguros cuál será el desenlace, y es más fácil asimilar todo en la soledad.

Hoy en día aproximadamente 1 de cada 4 parejas afrontan situaciones de infidelidad de distintos tipos.  Con seguridad hay personas a tu alrededor que comparten tu experiencia, aunque el resultado no siempre es el mismo y dependerá de cada situación.  Ya sea para salir de la relación, para quedarte en ella, o simplemente para que puedas seguir adelante hoy y tomar decisiones, es probable que necesites alguien que te ayude a poner las cosas en perspectiva.

Como mínimo, ubica personas allegadas que puedan orientarte objetivamente sobre recursos emocionales, formas saludables de manejar la situación, o simplemente escucharte.   ¡OJO! Quien te sugiere venganza, confrontaciones, investigaciones, o persecuciones, posiblemente no está velando por tu salud emocional y por el bienestar de tu familia.  Cuidado con esto.

Y si sientes que no levantas cabeza, que ni siquiera puedes funcionar en forma mínima ya sea en tu hogar o en tu sitio de trabajo, busca ayuda profesional de un psicólogo o psiquiatra idóneo.

A veces el tema del apoyo emocional nos causa mayor estrés o pena, pero necesitas alguien que esté debidamente preparado.  Recuerda que al igual que el cuerpo, la mente padece condiciones temporales y enfermedades crónicas.  Pueden atenderse, incluso en forma preventiva.  Una evaluación profesional no te hará daño, y puede ser tu línea de vida.

  1. CUIDA TU CUERPO – COME, TOMA AGUA, DUERME, EJÉRCITATE.

No hay mal que dure 100 años, dicen por ahí.  Lo que ahora mismo sientes que jamás podrás sobrellevar, quedará en el pasado.  Tomará tiempo, pero el impacto emocional lo superarás.

Superar una infidelidad requiere una labor consciente de sanar mente y corazón.  Para poder trabajar en mejorar tu interior, tienes que estar bien físicamente.  Igualmente, para evitar daños aún mayores, debes asegurarte que tu cuerpo recibe el cuidado y atención que necesita para poder responder a esta gran carga.

Te costará, pero debes obligarte a mantener una alimentación balanceada.  Evita los excesos de alimentos cargados en azúcar, al igual que café, alcohol u otras sustancias que pueden alterar tu estado de ánimo y causar reacciones de altas y bajas súbitas que te harán sentir desequilibrado.

Toma agua, trata de dormir y tener espacios para descansar tu mente y tu cuerpo.  Si debes atender a tus hijos, busca apoyo para que puedas tomar un tiempo para atender tus necesidades físicas en este momento.

Procura hacer algo de ejercicio, aunque sea una caminata leve durante el día.  Posiblemente nunca lo hayas hecho, pues este es el momento de tomarte el tiempo.  Nuevamente, ubica esas personas a tu alrededor que pueden apoyarte en estos esfuerzos.  No es necesario alienarte, ni tampoco compartir cada punto de tu situación.  Simplemente basta con comunicar que estás pasando por un momento complicado y necesitas un poco de aire.  Tú decides lo demás.

  1. PROTEGE A TUS HIJOS.

En esta etapa seguramente no estás en situación de cuidarte a ti mismo.  Si esto te cuesta, cómo manejar el cuidado de un hijo o hijos sin importar la edad.

Para proteger a tus hijos puedes evaluar si debes organizar algún apoyo para su cuidado.  También debes asegurar que no queden en el medio de una situación que no están preparados para afrontar.  Recuerda que en este momento no hay claridad sobre cómo terminará esta historia, y si puedes evitarles quedar involucrados en esta etapa debes hacerlo.

Una madre o un padre lo puede todo por sus hijos.  Deberás sacar tu mejor cara, y no recargarlos con tus emociones conflictivas.  Este es un tema que impactará a la familia, pero en esta etapa es un tema de pareja.  En pareja deben atenderlo, y si esto significa asumir la carga cuando estén frente a ellos pues así deberá ser.

Luego lloras, luego hablas, luego gritas o recriminas.  Con tus hijos, y especialmente si es época de fiestas, debes estar en un aparente buen momento.  En este esfuerzo, es importante que tengas el apoyo que necesitas como antes comentaba.  Es posible que no puedas solo, y esto es normal.  No dudes en recurrir también al apoyo profesional para poder atender bien a tus hijos y protegerlos.

  1. TOMA EL TIEMPO QUE NECESITES.

No tienes que decidir nada hoy.  Aún si estás en un ciclo de situaciones de infidelidad con tu pareja, necesitas un tiempo y espacio para organizar tus pensamientos y eso está bien.

También necesitas tiempo para evaluar cuál es el mejor curso de acción con tus hijos, cómo afrontar los temas financieros, legales, etc.  Eventualmente habrá decisiones que tomar, pero para esto tienes que estar mejor emocional y físicamente.

No es correcto que te impongan la forma en que debes manejar tu situación.  Habrá miles de opiniones, pero es tu relación de pareja, son tus hijos si los hay, y en definitiva es TU VIDA.  No dejes que nadie te apresure.

Esto incluye a los padres bien intencionados, a las amistades, e incluso a tu pareja.   Es posible que tu pareja hoy piense que ha encontrado una nueva razón de vivir.  Esto es una reacción normal en la infidelidad.  Es el momento de “alta” en la relación que inicia, cuando todo es color de rosa.  No vemos claramente, ya que nos intoxica esa sensación de amor adolescente.  Posiblemente tu pareja hoy se siente segura que es el final contigo, pero esto puede cambiar.

No abogo por que aguantes lo que sea, pero si para que tu decidas cómo quieres manejar la situación y lo hagas con los ojos, la mente y el corazón bien abierto.  Nadie te puede obligar.  Si necesitas apoyo para determinar lo que es y no normal en cuanto a tiempos y las opciones que tienes, el coaching de divorcio puede ayudarte a crear el espacio que necesitas e ir trazando una hoja de ruta razonable.

  1. REPÍTETE LAS VECES QUE SEA NECESARIO: “SOLO RESPIRA, TODO PASA”.

El camino no es fácil.  Hay que tomarlo cada minuto del día por separado.  Cada vez que recaigas recuerda respirar porque todo pasa.  Cuando vayas manejando y no recuerdes hacia dónde te diriges, estaciónate y respira porque todo pasa.  Si tu mente no te deja salir de un recuerdo, una imagen, una palabra… respira, respira y recuerda que todo pasa.

Recurrir a un espacio de meditación, o alguna práctica que te permita relajarte como el yoga o pilates.  Hay muchas opciones, y en esta época muchos espacios para aprovecharlas.  Este es el momento de romper esquemas y probar nuevas cosas que puedan ayudarte a sanar y seguir adelante.  Como mínimo aprenderás a respirar y recordarás que todo pasa.

Superar una infidelidad es una labor consciente.  Tienes que hacer el trabajo, pero lo superarás.  Recuerda que cada experiencia en la vida nos moldea.  Cada situación difícil nos cambia, pero no nos tiene que destruir.  La evolución también es un cambio, crecer y madurar también es un cambio. Tú decides cuál es tu Plan B, y mientras tanto… respira y recuerda que todo pasa.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s